“La Experiencia del Tiempo, del cotidiano ‘transcurrir’ a las esencias de un ‘tiempo puro”

Por Víctor Piccininni

Hemos dedicado el año a la exposición de estudios y monografías referidos a los espacios profundos de la conciencia, tal como se explican en “Apuntes de Psicología” de Silo.

Esta posibilidad de la conciencia, estos espacios, han sido reconocidos a lo largo de la historia por distintas culturas, que en mayor o menor medida los han incorporado a su experiencia personal y/o social. No obstante, en los últimos siglos de Occidente, dominados por el racionalismo y el “yo” individual, estas búsquedas han sido marginadas a grupos o interesados ajenos a las ciencias, las políticas y las creencias oficiales.

Pero, como decía Silo, la experiencia social e histórica lleva a que las creencias y los sistemas les queden “chicos” a los hombres, como ropajes que ya no sirven. Éste es precisamente el momento que nos toca vivir y que Silo anunciara desde 1969, cuando era casi  imposible imaginarlo. Su enseñanza afirmó la existencia de esos espacios y modelos profundos y la posibilidad de conectarnos con ellos para expresarlos como nuevas formas de vida y organización humanas.

Sin embargo, el arrastre del pasado y la marginación a la que el espíritu ha sido tan largamente sometido, hacen que aún las personas que reconocen la contradicción de vivir en condiciones no queridas, renuncien a la posibilidad de incursionar por nuevas experiencias liberadoras, con la excusa de que “no tienen tiempo” para cambiar.

Y así llegamos al tema de hoy. Porque las propuestas de Silo, de lo más simple a lo más complejo, se han formulado siempre insertas en la vida de las personas como instantes de caída en cuenta, de corte del tráfago de obligaciones cotidianas, de interrupción de las urgencias y de contacto profundo con todo lo existente. Para decirlo muy llano, no es necesario que usted se aísle en un monasterio, que abandone todo, que cambie de dieta o que se convierta a una nueva religión, porque en palabras del poeta francés Paul Éluard: “Hay otros mundos, pero están en éste”.

www.parquelareja.org

http://www.blogger.com/profile/01665559928939572919)